lunes, 13 de mayo de 2013

Los Retenes Policiales son Constitucionales en Panamá







 
 

El Pleno de la Corte Suprema de Justicia, en sentencia con entrada No. 951-11 determino la constitucionalidad de los retenes policiales en Panamá.

La Corte dijo: La orden de impartir retenes policiales (como una de las formas de ejercer la actividad policial) no constituye un acto arbitrario erigido por la Policía Nacional, habida cuenta que la misma puede encontrar asidero legal en la misión y funciones que debe cumplir este estamento del Estado, creado para proteger la vida, honra, bienes y demás derechos y libertades de quienes se encuentran bajo la jurisdicción del Estado, preservar el orden público, mantener la paz y seguridad de los habitantes, reprimir las faltas y los hechos delictivos, todo ello con garantía del fiel cumplimiento de la Constitución y las Leyes de la República (art. 3 y 7 de la Ley N° 18 de 3 de junio de 1997, Orgánica de la Policía Nacional).

 

Atribuciones estas que también tiene su base constitucional, habida cuenta que nuestra Constitución Nacional establece que en su artículo 17 que "las autoridades de la República están instituidas para proteger en su vida, honra y bienes a los nacionales dondequiera se encuentren y a los extranjeros que estén bajo su jurisdicción; asegurar la efectividad de los derechos y deberes individuales y sociales, y cumplir y hacer cumplir la Constitución y la Ley".

 

De igual forma el artículo 310, de esta misma excerta constitucional, refiere que la Policía Nacional se instituye para la conservación del orden público, la protección de la vida, honra y bienes de quienes se encuentren bajo jurisdicción del Estado y para la prevención de los hechos delictivos.

 

Como complemento de lo anterior, puede apreciarse que la Policía Nacional insertó en el Manual de Procedimientos Policiales la forma en cómo debe realizarse o ejecutarse los retenes policiales. De conformidad con este Manual de Procedimiento un retén policial "es un dispositivo de seguridad que se utiliza para prevenir, minimizar o neutralizar el alto índice delincuencial o las transgresiones a la ley”. De igual manera se indica que los motivos por los que se establecen los retenes son;

 

1.  Prevenir la comisión de delitos o faltas.

2.  Ante la comisión de un delito.

3.  Aumento del índice delictivo.

4.   La proliferación de drogas, armas de fuego, robos, vehículos hurtados, secuestros e indocumentados.

5.  Fuga de prófugos de centros penitenciarios.

6.    Actos terroristas, etc.

 

Sigue indicándose en este Manual que como instrucciones para activar un retén debe observarse lo siguiente:

 

1.   La   activación de un retén se realizará por orden del Jefe de Zona, y se reportará al Centro de Operaciones Policiales, su inicio, motivos, lugar (es) exacto (s), finalización del mismo; y se enviarán los resultados por escrito, a la Dirección Nacional de Operaciones.

2.   Solamente el Director General y/o Subdirector General de la Policía Nacional pueden ordenar simultáneamente la implementación de retenes a nivel Nacional.

3.  Al colocar retenes, se tomarán las medidas de seguridad, para evitar hechos lamentables.

4.   El personal que participe en retenes policiales, deberá demostrar en todo momento la cortesía y el respeto, siendo enérgico en el cumplimiento de sus funciones.

5.   Las Zonas y Áreas de Policía deben delimitar los retenes en sectores limítrofes de su jurisdicción.

6.   Toda persona relacionada a una falta o hecho delictivo, aprehendida en un retén, deberá ser puesta a orden de la autoridad correspondiente.

7.    Todo objeto decomisado debe constar en un acta y debe ser entregado a la autoridad competente.

 

Como puede apreciarse, los retenes policiales tienen una función preventiva cuando se implementa para prevenir la ola delictiva; y una función práctica cuando se ejecutan ante la comisión de un delito, fuga de detenidos de centros penitenciarios y ante actos de terroristas.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario