jueves, 27 de junio de 2013

Reconstrucción en edificios públicos.



Nada impide, en mi concepto, que algún político apoye en la reconstrucción de una obra pública deteriorada.

Lo que debe contemplar el donante, es que deberá abstenerse de hacer propagada o proselitismo político en esa obra específica, luego de reconstruida; ya que el código electoral, pareciera vedarlo,  en el artículo 2 numeral 4, que reza que es prohibido todo tipo de actividad proselitista o de propaganda política, tales como la fijación, colocación o distribución de anuncios o afiches a favor de candidatos o partidos políticos en las oficinas, dependencias y edificios públicos; así como el uso de emblemas, símbolos, distintivos o imágenes de candidatos o partidos, dentro de los edificios públicos.
           
A mi criterio, debe privar la sensatez y el buen juicio en este tópico, pues si no se actúa con prudencia, podría estar abriéndose, una ventana para la comisión de acciones peligrosas.

Dura es la ley, pero es la ley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario