jueves, 25 de julio de 2013

Propagada de Curundú



Se ha convertido en un hecho noticioso, el hecho de que la testigo que sale en la propaganda del gobierno, ha dicho que la engañaron.

Desde el punto de vista legal, toda persona es dueña de su imagen; por lo tanto, independientemente  de que testifique, sobre vivencias de su corazón, se requiere de su aceptación, para que sea adecuada su transmisión, en términos generales.

¿Qué dice la ley al respecto?

Código de la Familia


Artículo 577. Toda persona tiene derecho exclusivo sobre su propia imagen, la que no podrá ser reproducida públicamente, en forma alguna, sin el consentimiento de su titular, aun cuando hubiese sido captada en lugar público.
Se exceptúa de lo anterior las imágenes que se difundan con fines noticiosos, de interés público o cultural, con base en el respeto a la dignidad humana.



A mi criterio, la empresa que hizo la propagada, erró al trasmitir un testimonio, sin haber contado previamente con el consentimiento de la testigo, ya que la propaganda del gobierno, no debe considerarse como dentro de las excepciones del consentimiento, que reza la ley citada, debido a que ni es una noticia, ni es documental cultural, ni mucho menos un hecho que debe ser considerado de interés público, para toda la Nación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario