sábado, 27 de julio de 2013

Revive el debate constitucional


La idea de impulsar cambios a la Constitución Nacional revivió recientemente en boca del presidente de la República, Ricardo Martinelli.

Métodos para reformar la Constitución de acuerdo a la Constitución, son los siguientes:

1.    Por un Acto Constitucional aprobado en tres debates por la mayoría absoluta de los miembros de la Asamblea Nacional, el cual debe ser publicado en la Gaceta Oficial y transmitido por el Órgano Ejecutivo a dicha Asamblea, dentro de los primeros cinco días de las sesiones ordinarias siguientes a la instalación de la Asamblea Nacional electa en las últimas elecciones generales, a efecto de que en su primera legislatura sea debatido y aprobado sin modificación, en un solo debate, por la mayoría absoluta de los miembros que la integran.

2.    Por un Acto Constitucional aprobado en tres debates por la mayoría absoluta de los miembros de la Asamblea Nacional, en una legislatura, y aprobado, igualmente, en tres debates, por mayoría absoluta de los miembros de la mencionada Asamblea, en la legislatura inmediatamente siguiente. En esta se podrá modificar el texto aprobado en la legislatura anterior. El Acto Constitucional aprobado de esta forma deberá ser publicado en la Gaceta Oficial y sometido a consulta popular directa mediante referéndum que se celebrará en la fecha que señale la Asamblea Nacional, dentro de un plazo que no podrá ser menor de tres meses ni exceder de seis meses, contados desde la aprobación del Acto Constitucional por la segunda legislatura.

3.    A través de una Asamblea Constituyente Paralela.

No estoy de acuerdo de que en estos momentos, se discuta el tema, por lo siguiente:

1.    Si se pretende aplicar el método 2 o 3, ut supra (antes descrito) para reformar la Carta Magna, se requeriría, de la participación ciudadana en votación directa y éstas coincidirían, más o menos con los tiempos de las elecciones generales del 2014, y los esfuerzos económicos y de organización del Tribunal Electoral, deben ir dirigidos, al éxito de tal evento electoral, únicamente.

2.    El método que pareciera factible es el 1, ibídem y no lo considero potable, en estos momentos, por el descrédito que gravita en la Asamblea Nacional, como Órgano del Estado y en donde, algún número de diputados, sigue agendas personales y partidarias. Corolario de lo anterior, se necesita de un acuerdo nacional, para materializar la idea, que pareciera difícil lograrlo en un año pre-electoral, además urgiría designar un lugar con credibilidad, en donde las personas pudieran acudir con el convencimiento de que sus aportes, serán ponderados y la Asamblea Nacional hoy, no pareciera ser precisamente ese lugar de acopio. Lo razonable sería esperar a discutir el tema con los nuevos diputados que salgan en el 2014, tomando en cuenta para discusión primaria, el documento base que hizo la comisión de notables, que laboró en la administración Martinelli.


No hay comentarios:

Publicar un comentario