domingo, 25 de agosto de 2013

Población LGBT y sus derechos



Los representantes de los países participantes en la primera reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, celebrada en Montevideo, del  12 al 15 de agosto de 2013, firmaron el CONSENSO DE MONTEVIDEO SOBRE POBLACIÓN Y DESARROLLO, en donde se destacan algunos derechos generales y en los que resalto, unos que pudieran ser la punta de lazan para que se pretenda variar puntos importantes Supremos en Panamá, flagelando los valores éticos y morales de la mayoría de los panameños, y esto no pudiera darse, debido a que el poder emana del pueblo, en base a lo que dispone el artículo 2 constitucional.

Consenso
36. Desarrollar políticas y programas tendientes a erradicar la discriminación basada en la  orientación sexual y la identidad de género en el ejercicio de los derechos sexuales y su  manifestación;

37. Garantizar el acceso universal a servicios de salud sexual y salud reproductiva de calidad,  tomando en consideración las necesidades específicas de hombres y mujeres, adolescentes y  jóvenes, personas LGTB, personas mayores y personas con discapacidad, prestando particular  atención a personas en condición de vulnerabilidad y personas que viven en zonas rurales y  remotas y promoviendo la participación ciudadana en el seguimiento de los compromisos;


Debe quedar claro, que la salud reproductiva implica que las personas puedan tener una vida sexual segura y satisfactoria, la capacidad de tener hijos y la libertad de decidir si quieren tenerlos, cuándo y con qué frecuencia (derechos reproductivos). (La enciclopedia libre.)

No objeto la elección de vida que haya hecho una persona en especial; opino que se debe respetar esto en derecho, no obstante, lo que me preocupa  y RECHAZO, es la interpretación que pudiera esgrimirse sobre el consenso antes descrito, en el sentido de procurar, el cambio de la normas legales y/o constitucionales vigentes, que hagan viable el matrimonio entre personas del mismo género y la adopción de personas, en uniones homosexuales.

Definitivamente que estos cambios, si se dieran, atentarían contra la moral cristina, inspiradora de nuestro derecho constitucional y legal y de la cual, yo soy partidario - defensor.

Constitución

ARTICULO 35. Es libre la profesión de todas las religiones, así como el ejercicio de todos los cultos, sin otra limitación que el respeto a la moral cristiana y al orden público. Se reconoce que la religión católica es la de la mayoría de los panameños.




No hay comentarios:

Publicar un comentario