jueves, 8 de agosto de 2013

Reuniones pacíficas



En los medios de comunicación se ha difundido una reunión de dirigentes civiles y políticos en donde el principal conductor, emite argumentos agresivos, que representan más bien, una antítesis a la filosófica que privó para suscribir el pacto ético electoral: “promover una cultura de paz, en el proceso eleccionario del 2014”. En la nota de prensa, no se aprecia a nadie contradecir, tal ignominia.

Si bien todos en Panamá tienen el derecho de agruparse en diversos frentes  y/o organizaciones que procuren defender a los ciudadanos, de los  abusos del poder y de las violaciones a los derechos humanos, éstos organismos deben reunirse de manera pacífica y para fines pacíficos y lícitos, tal cual lo posibilita la Carta Magna en su artículo 38.  

Admitir lo contrario, sería flagelar la democracia y el estado de derecho.

Debemos aupar como ciudadanos cultos, la cultura de la paz, en todas sus manifestaciones y rechazar todo vestigio de violencia.

Constitución.

ARTICULO 38. Los habitantes de la República tienen derecho a reunirse pacíficamente y sin armas para fines lícitos. Las manifestaciones o reuniones al aire libre no están sujetas a permiso y sólo se requiere para efectuarlas aviso previo a la autoridad administrativa local, con anticipación de veinticuatro horas.
La autoridad puede tomar medidas de policía para prevenir o reprimir abusos en el ejercicio de este derecho, cuando la forma en que se ejerza cause o pueda causar perturbación del tránsito, alteración del orden público o violación de los derechos de terceros.



No hay comentarios:

Publicar un comentario