martes, 25 de marzo de 2014

El Tránsfuga



El nombre del  “Tránsfuga” en la política panameña, se le endilga a aquella persona, que abandona un ideal profesado, por una canonjía o por un beneficio prometido, y en tal sentido, pacta con otras fuerzas políticas del momento, ya sea para coadyuvar o con la fuerza gobernante o con el brazo opositor que procure dificultar la labor del que gobierna.

El transfuguismo tiene lugar no solo dentro de los partidos políticos, cuando uno emigra de un colectivo a otro, sino también cuando un independiente, se alinea con un partido político constituido.

Es un asunto de valores y suele ubicarse al tránsfuga, dentro del ejercicio de la traición.

Existen varias circunstancias por las que motivan a los políticos, el abandonar una causa defendida por otra nueva;  y no todo cambio debe considerarse censurable. Ejemplo, discordia con la jefatura de un partido, asunto de discriminación etc.; es cuando la dimisión se da por motivo fútil, cuando se convierte en objetable el mismo, al menos dentro de una parte de la sociedad, que percibe la mudanza, por la simple recepción de un beneficio particular.

Es el elector, es el que valorará si le da el espaldarazo a un tránsfuga o no, y como sociedad debemos respetar la voluntad popular que ha elegido a quien quiso que lo gobernara.

(Un traidor es un hombre que dejó su partido para inscribirse en otro. Un convertido es un traidor que abandonó su partido para inscribirse en el nuestro. Georges Clemenceau (1841-1929) Político y periodista francés).


No hay comentarios:

Publicar un comentario