viernes, 25 de abril de 2014

Desequilibrio electoral




Como quiera que no hay topes para el financiamiento privado, en la campaña electoral, existe un desequilibrio en el proceso electoral, en perjuicio de los candidatos que menos tienen.

Se percibe en los medios, que varias nóminas están pautando en demasía, pero el candidato del oficialismo, es el que más pauta y esto, debe corregirse en el futuro inmediato.


Los costos electorales altos, en mi concepto, para nada benefician la democracia y hace gravitar entonces, varias preguntas:

¿Por qué no se incluyó en el famoso pacto ético electoral, como medida de autorregulación, el tope en los gastos de campaña, por parte de los partidos políticos suscriptores, del documento?

¿Cómo recuperará el candidato y/o partido, la suma por él invertida en campaña?

¿Se beneficiará de algún modo, a la postre, el donante privado, de un candidato ganador?

Un tope en los gastos de campaña, pudiera garantizar que en los espacios políticos exista una verdadera y efectiva contienda electoral, permitiendo que candidatos de distintas organizaciones políticas e independientes, accedieran a los cargos públicos de elección popular en condiciones de equidad.

Con el tope en los gastos de campaña, se impide que los partidos que cuentan con fondos económicos, restrinjan las posibilidades de acceso al poder de los partidos pequeños o de las nuevas fuerzas políticas, y evitaría que los candidatos, tuviesen que salir en búsqueda de excesivas sumas de dinero convirtiéndose en blancos fáciles de los dineros ilícitos y de la corrupción.

En Panamá no existe el tope para el financiamiento privado; el proyecto de Ley 292, que promovió el Tribunal Electoral por las reformas electorales pretendía hacerlo, pero no pasó en la Asamblea; por lo tanto, como ciudadanos debiéramos  elegir a diputados que avalen la medida bajo comentario, por el fortalecimiento de la democracia.
.


No hay comentarios:

Publicar un comentario