sábado, 4 de octubre de 2014

LO BUENO LO MALO Y LO FEO, DE LAS DECISIONES ELECTORALES



LO BUENO

1. Que el Tribunal Electoral haya dicho en la sentencia del 2 de octubre de 2014, que la entrega de bienes y/o materiales de manera selectiva y discrecional a electores en la campaña electoral, atenta contra la libertad del sufragio popular y por ende viola de manera directa una de las garantías constitucionales.

2. Que el Tribunal Electoral, en el fallo ut supra (antes citado) dijo que el candidato que reciba el apoyo oficial en una campaña electoral tiene una ventaja injustificada sobre sus adversarios, que deviene en inconstitucional e ilegal, porque tal ventaja no puede darse y menos con recursos del Estado, pues genera un desbalance carente de fundamento jurídico y ello afecta la honradez de la elección.

3. Que el Tribunal Electoral dijese, en el fallo de marras, que constituye apoyo oficial prohibido, el que una entidad del Estado entregue fondos públicos a un diputado, para que éste los maneje a su absoluta y entera disposición.

4. Que el Tribunal Electoral asimismo confesara, que para ellos no es sorpresa observar, como muchos representantes de corregimientos, alcaldes y diputados, que han tenido acceso a recursos públicos por décadas y los han usado para su beneficio, hayan logrado su reelección.

LO MALO

1. Que el Tribunal Electoral cuestionara, Ibídem, que la Contraloría General contribuyó a la apertura de cuentas bancarias donde sabía que se iban a manejar recursos públicos, fuera de su control por parte de funcionarios de elección que iban a tener la facultad de utilizarlos a su discreción y para beneficio electoral, so pretexto de que serían utilizados al amparo de proyectos de interés comunitario.


No se avizora que vaya a existir, algún tipo de sanción, por tal conducta.


LO FEO

1. Que la decisión electoral plasmada, en la sentencia del 2 de octubre de 2014, no alcanzará por motivos de jurisdicción y de oportunidad, a todos los candidatos que utilizaron igualmente las llamadas partidas circuitales y que hoy ejercen un cargo público por elección.





No se percibe por ello, la igualdad en la certeza del castigo, dentro de la jurisdicción electoral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario