domingo, 7 de diciembre de 2014

Destitución de los fiscales


Diputados le han recomendado a la nueva procuradora el destituir a fiscales, en este caso, los de anticorrupción.

A mi juicio, si se efectúa una destitución por asuntos disciplinarios, primero deben probarlo, porque si no, sería ilegal la separación forzada.

Si yo argumento que eres ineficiente o eres corrupto, tengo que probarlo en el expediente, eso lo ha dicho la Sala Tercera, porque si no se acredita, se ha de declarar ilegal la destitución, a la postre, en un proceso rogado ante la Corte. (Ver sentencia del 29 de diciembre de 2009 de la Sala Tercera)

Hay que definir primero, si estos funcionarios son de libre nombramiento y remoción o no, pues si tienen estabilidad porque pasaron por un concurso de méritos o si el Ministerio Público se las otorgó por escrito, dentro del procedimiento previamente establecido para ello por ley, incluyéndolos como servidores de carrera de instrucción judicial en la entidad; nadie los puede destituir, salvo que haya una justa causa establecida en el procedimiento.

Contario sensu, los funcionarios de libre nombramiento y remoción, podrian ser destituidos a la libre, pues no tienen estabilidad en el cargo, en mi concepto.



Fundamento constitucional.

ARTICULO 300. Los servidores públicos serán de nacionalidad panameña sin discriminación de raza, sexo, religión o creencia y militancia política. Su nombramiento y remoción no será potestad absoluta y discrecional de ninguna autoridad, salvo lo que al respecto dispone esta Constitución.
Los servidores públicos se regirán por el sistema de méritos; y la estabilidad en sus cargos estará condicionada a su competencia, lealtad y moralidad en el servicio.


Fundamento jurisprudencial

“Sin embargo, resulta evidente que esta norma por sí sola no confiere estabilidad a los profesionales de las Ciencias Agrícolas, quienes, para adquirir la condición de funcionarios de carrera requieren ingresar a ella a través del mecanismo conocido como “concurso de méritos”. Conviene agregar, que el citado precepto legal no puede ser objeto de interpretación aislada, sino de conformidad con los principios constitucionales que rigen en materia de administración de personal en el sector público. En ese sentido, el artículo 297 (hoy 300) de la Constitución Política es muy claro al señalar que “Los nombramientos que recaigan en el personal de carrera se harán con base en el sistema de mérito.
…El concurso de mérito, como mecanismo que permite a un profesional acceder a determinada carrera pública, además de procurar una adecuada administración de los recursos humanos, está dirigido a dotar a cada profesional de ciertos derechos y beneficios, entre ellos, la “estabilidad” en el cargo”.
En el caso bajo examen, lamentablemente, el señor VISSUETTI no gozaba de estabilidad, pues, como se ha explicado, no ingresó a su cargo mediante concurso u otro mecanismo que le haya asegurado ese derecho, como el previsto en el artículo 67 de la Ley 9 de 20 de junio de 1994, relacionado con el procedimiento especial de ingreso de los servidores públicos en funciones al régimen de Carrera Administrativa. Sentencia del 30 de mayo de 2003 de la Sala Tercera de la Corte Suprema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario