viernes, 23 de enero de 2015

Beneficio al Diputado – Abogado





Esto de manera inaudita benefició a Katleen Levy, Zulay Rodríguez, Nubia Starnes de De Icaza, Luis Barría, Leandro Ávila, Rubén Frías, Dana Castañeda, Nelson Jackson, Agustín Sellhorn, Raúl Pineda, Ricardo Cerezo Rodríguez y David Guardia para que puedan ejercer la profesión de abogado, mientras ejercen el cargo de diputado.

Quien suscribe demandó la inconstitucionalidad de esto, en días pasados, debido a que la Resolución salió a la vida jurídica, por virtud de una interpretación errónea, del numeral 4 del artículo 158 ibídem, que dio la Asamblea Nacional, toda vez que lo que el constituyente previo, era la posibilidad de que el diputado – abogado, que quisiera litigar, pidiera un licencia en el ejercicio de su cargo o de su curul, para ejercer, y no que se le permitiera ejercer dos funciones paralelas, a saber; la de legislar y la de litigar.


Debo decir que el término licencia, en el sentido generalmente admitido en el derecho administrativo aplicable a los servidores públicos, es la autorización legal, que obra a favor de un funcionario, para poder separarse temporalmente de su cargo, y realizar, en consecuencia, otra función que desee llevar a cabo. Así debiera entenderse el concepto de la norma constitucional in examine y no como lo hizo la Asamblea Nacional, en la resolución deplorada.


La licencia que definió el constituyente, no es para que se permita la dualidad de funciones, sino para cesar la función de diputado y permitir ocuparse, únicamente en el ejercicio del derecho.


¿Qué está permitiendo hoy, esa prerrogativa otorgada por la Asamblea Nacional a favor de los diputados-abogados?


1. Que los diputados litiguen dentro del periodo de sesiones, esto les permite cobrar su sueldo íntegro además del honorario profesional que les da el cliente. ¿Esto es plausible?

2. Que los diputados litigantes tengan una ventaja sobre el resto de los abogados, en los litigios, ya que los Diputados, juzgan a los magistrados.

3. Que los diputados estén ejerciendo el poder que les da el cargo, para beneficiarse inmoralmente.

4. Los abogados que laboran en el sector público como asesores legales, para litigar piden permiso y lo pagan con tiempo o se les descuenta de su sueldo, pues podrían cometer peculado, si no lo hacen; empero, los diputados están eximidos de esto, conforme se entiende de la redacción de la norma emitida por parte de la Asamblea Nacional.

5. Los electores votaron por sus diputados en el entendimiento de que éstos, les iban a imprimir, tiempo completo a su misión legislativa, no obstante, la norma impugnada ignora esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario