sábado, 13 de junio de 2015

El bajo perfil de nuestra administración de justicia

Conforme al Título VII de nuestra Carta Magna, la administración de justicia panameña, la integran el Órgano Judicial y el Ministerio Público.

Hoy en día ésta, no tiene un perfil de excelencia.



Órgano Judicial

Los magistrados debieran tomar acciones concretas, por esto.

Sugerencias propias.

1. Que cada uno de los magistrados de la corte suprema, denunciados ante la Asamblea Nacional, no esperen hasta que se evacuen las acciones ante el órgano legislativo, sino que aclaren los temas de inmediato, ante la sociedad, en una rendición de cuentas amplia y espontánea en donde se permitan las preguntas.

2. Que la corte se autorregule, estableciendo un método que permita fiscalizar los expedientes en cada despacho, de tal manera que prohíba que un magistrado se quede mucho tiempo con un expediente en su escritorio. Se debe fortalecer la transparencia.


3. Que exista en la página web del órgano judicial, y que se puedan ver por todos, los casos que tienen asignados, cada uno de los magistrados de la corte.

4. Que la corte impida que se judicialice la política. Es decir, que actué procesalmente y de manera independiente, bajo los tiempos de la ley, evacuando los casos que le lleguen, sin temor ni presión política alguna; bajo el lineamiento de la uniformidad y de la justicia.

5. Que los magistrados de la corte, hagan pública su lista de bienes (de propiedad de la familia inmediata), de manera voluntaria y anualmente.



Ministerio Público.

Los Procuradores debieran tomar acciones concretas.

Sugerencias propias.

1. Procurar la unificación en los organismos rectores, para la imposición de las medidas cautelares.

2. Fortalecer la rendición de cuentas de los funcionarios, hacía la ciudadanía.

3. Brindar una mejor respuesta efectiva por parte de los funcionarios, cuando se conoce por los medios de comunicación social, que se ha resquebrajado el orden legal. (Se desconoce de la investigación oficiosa del Ministerio Público, por algunos actos).

4. Capacitar a los colaboradores, para que transiten siempre, por el sendero de la moralidad y de la transparencia, en las instrucciones sumariales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario