sábado, 25 de julio de 2015

Los vagones de la discordia en el METRO






La Resolución de Gabinete No. 74 de 21 de julio de 2015, aprobó la compra directa de coches adicionales para conformar trenes en el METRO y las modificaciones de las instalaciones en línea, patio y talleres de la línea 1 a favor del GRUPO DE EMPRESAS LINEA 1, por un monto total de hasta 157 millones de dólares.




El argumento de la compra directa en la Resolución de Gabinete, descansa en el numeral 7 del artículo 62 de la ley 22 de 2006, referente a los contratos considerados de urgente interés local o de beneficio social o sea, que no es una compra de urgencia evidente, ni mucho menos pretendida hacia un proveedor único.




En mi concepto, hubiese sido bueno el haber hecho primero, una licitación pública transparente, con un pliego de cargos de características similares al de los vagones existentes en el METRO y si nadie acudía al acto, entonces sería aceptable el pensar hacer la compra directa mencionada.



La constitución propugna por el principio de licitación pública.


Constitución


ARTÍCULO 266. La ejecución o reparación de obras nacionales, las compras que se efectúen con fondos del Estado, de sus entidades autónomas o semiautónomas o de los Municipios y la venta o arrendamiento de bienes pertenecientes a los mismos se harán, salvo las excepciones que determine la Ley, mediante licitación pública.
La Ley establecerá las medidas que aseguren en toda licitación el mayor beneficio para el Estado y plena justicia en la adjudicación.




“No se garantiza la plena justicia en la adjudicación cuando se favorece ilegalmente a un oferente en detrimento de los otros o cuando se evalúan las propuestas exigiendo requisitos o trámites no previstos en la ley con el fin de descalificar con ligereza la participación de los proponentes”. Corte Suprema de Justicia, Sala Tercera, en la sentencia de 27 de abril de 2009.



No hay comentarios:

Publicar un comentario