sábado, 12 de septiembre de 2015

Compra de las acciones de Mi Bus



La Presidencia de la República anunció que alcanzó un acuerdo para la adquisición de las acciones de Mi Bus.
La empresa de capital colombiano deja el negocio pero recibe $49.7 millones a cambio de vender las acciones de la empresa, librándose de una deuda de $195 millones por la compra de buses y otra de $16.2 millones que el Gobierno deberá desembolsar a sus empleados.

Hubiese sugerido mejor, explorar la posibilidad de aplicar la resolución administrativa del contrato.


La posibilidad de resolverle el contrato a la empresa, era en base a lo que dispone la ley 22 de 2006 (de contratación pública) y el contrato de concesión No. 21-10, en sus Cláusulas Trigésima y Trigésima Primera.

El concesionario nunca puso de su parte y un sector importante de la población, sufre inmisericordemente a diario.

La causal para iniciar el proceso podría ser; la del incumplimiento de las cláusulas del contrato y/o, la reiteración de faltas graves.

¿Este proceso de resolución (extinción) traumaría el sistema?

En lo más mínimo, ya que la cláusula trigésima primera ibídem, reza que todos los bienes, buses y demás, revertirán al Estado a fin de mantener la continuidad de la prestación del servicio público de transporte. El Estado, por justicia,  le pagaría por los bienes revertidos, al concesionario, mediando un proceso de liquidación de contrato.

Finalmente, no me queda claro el por qué se pretende contratar directamente como administradora de la concesión en el futuro, a la empresa estadounidense First Transit y no se abre mejor a licitación pública tal servicio.

Mi criterio es que debió honrarse el principio constitucional de licitación pública, en este punto. (Artículo 266)


No hay comentarios:

Publicar un comentario