viernes, 15 de enero de 2016

El bajo perfil de nuestra Corte Suprema de Justicia



Las declaraciones del magistrado Harry Díaz, pone en evidencia el muy bajo perfil que tiene hoy, nuestra Corte Suprema de Justicia.

Denunció el prenombrado que en la Corte hay: presuntos actos de peculado (turismo judicial), supuesta intromisión del poder ejecutivo en el poder judicial (en la designación de la junta directiva del Órgano Judicial), que hay supuestos bandos políticos en la Corte,  etc.

Se hace viable que la Asamblea Nacional, le imprima a la carta enviada por el presidente de la Corte el 14 de enero del año en curso, el trámite de denuncia, integrada dentro del Derecho Constitucional de Petición consignado en el artículo 41 constitucional, y haga las investigaciones de rigor, sobre el tenor de la misma.

El inicio de la investigación rogada, no lesiona el derecho positivo que reza el código procesal penal.

Ahora bien, ¿la renuncia de los magistrados resuelve el problema judicial?

A mi juicio no, ya que permitiría al Consejo de Gabinete hoy, el nombrar libremente los reemplazos a su prudente arbitrio, sin mayor rigurosidad.

En defecto de una asamblea nacional constituyente, lo que solventaría hogaño el problema, sería un acuerdo entre el poder ejecutivo, con la sociedad; en donde se establezca una autorregulación para la designación de los magistrados de la corte, en torno a los requisitos y la forma en que se eligen a los mismos.  

¿Y qué debería que hacer ya, la Corte Suprema de Justicia?

Que cada uno de los magistrados de la corte suprema, denunciados ante la Asamblea Nacional, no esperen hasta que se evacuen las acciones ante el órgano legislativo, sino que aclaren los temas de inmediato, ante la sociedad, en una rendición de cuentas amplia y espontánea en donde se permitan las preguntas.

Que la corte se autorregule, estableciendo un método que permita fiscalizar los expedientes en cada despacho, de tal manera que prohíba que un magistrado, se quede mucho tiempo con un expediente en su escritorio. Se debe fortalecer la transparencia. 

Que exista en la página web del órgano judicial, y que se pueda ver por todos, los casos que tienen asignados, cada uno de los magistrados de la corte (sin detallar las generales del caso).


Que la corte impida que se judicialice la política. Es decir, que actué procesalmente y de manera independiente, bajo los tiempos de la ley, evacuando los casos que le lleguen, sin temor ni presión política alguna; bajo el lineamiento de la uniformidad y de la justicia.

Que los magistrados de la corte, hagan pública su lista de bienes (de propiedad de la familia inmediata), de manera voluntaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario